martes, 30 de junio de 2015

ESCRITOS DEL 89



El acto de estar haciendo una cosa con los verbos coger y estar, junto con los verbos irse, venirse y volver, es como escribir o pintar.
Mover alguna vez lo que corresponda del lado opuesto del cuerpo, aquel en que el hombre siente latir el corazón.
Sentirse una persona que interviene secretamente en un asunto, hacerlo, y tener los verbos matar y morir a manos llenas.
Sentirse de pronto con las manos en la cabeza, con las manos en la masa, con las manos vacías.
Ir muy de prisa y estarse quieto, no lograr lo que se pretendía, caer sin percatarse bajo el poder de una persona,-- ¡ de buenas a primeras¡-- y enseguida andar de mano en mano, de manos a la boca o de primera mano.
Partir con los verbos comprar y tomar por tradición o noticia, seguido del primer vendedor que pondera, la facilidad con que una cosa se malbarata, o se desperdicia, deshacer una cosa entre las manos, y ayudar a su ejecución, excederse en la cantidad, de improviso y sin saber, como caer en ella, estar una cosa en buenas manos, estar una cosa en mano de uno, estar uno dejado a las manos de dios.
Encontrarse entre jugadores y luchadores,...sin ventaja.
Apropiarse ilícitamente de gran parte de ella, cogerla, ser incapaz y de poco talento, poder levantar el cuerpo apoyándose en las patas de atrás.
Quitarse unos a otros las cosas de las manos,sentarle la mano uno , poder conseguirlo, sentir que se está próximo a realizarlo, castigarle y comenzar a razonar, castigarle y emprender un negocio.
Ser el órgano de la presión y principal del tacto, en definitiva, estar hasta las manos.

sábado, 9 de mayo de 2015

LA BUHARDILLA(RECUERDOS ROSITA)

La buhardilla recuerdo de Rosita
Como anda la reina de solsona?
Muy bien vino la cruz roja y me dejo un cheque de 50 euros para el gas, es un ayuda que nos dan......Ademas vienen de la cruz roja hacerme unos masajes en las piernas
Y vos como andas.... Me hice estudios y esta todo bien
Te tenes que cuidar que ya no SOS un pibe...jejeje
Mi recuerdo de la buhardilla es que habían muchos trastos, todo lo que sobraba iba a parar allá arriba, 
y que te acordas que había 
Una gran biblioteca con los libros del papa, las cosas para hacer las conservas de tomates y duraznos, las cosas de Navidad, los adornos,
Y como subíamos allí, primero con una mesa y una silla y luego con una escalera, de madera,para bajar había que saltar cuando estaba la silla y la mesa.yo no subí nunca era imposible para mi, me subía a la escalera y desde allí dirigía un poco las cosas que quería alcanzar o tratar de colocar en ciertos lugares.me acuerdo que estaba la maquina de tapar los tarros que cuando me fui se lo regale a la madre de la emilse .
Los libros me los compro Carlos Levy que tenía un lugar de venta de libros usados, y con eso me pague los pasajes. Era un turco comerciante amigo tuyo que me compro todos los libros por 1000 pesos.
En el barrio las que eran las casas grandes tenían la buhardilla,el papi iba muchas veces a leer allí arriba..
A yo no sabia que lo utilizaba como lugar de lectura.Si en verano hacia mucho calor pero en primavera u otoño, le gustaba subir, y tener ese silencio, para poder concentrarse en esos mundos de lectura.
Esto es totalmente nuevo, yo no lo sabia...
Le gustaba mucho y se quedaba horas leyendo allá arriba.los libros que tenía allí eran los que había traído de Buenos Aires, cuando era soltero.
Era una época que había radio, no existía la televisión.
Creo que el catalán que luego fue presidente del centro Catala, y doña María fueron los primeros en tener televisión.
Cual el catalán que me daba las estampillas que llegaban de España, que siempre salía la cara de un pelado muy feo, y vos me decías, solo ponen a Franco en las estampillas. también estaba el otro catalán que trabajaba con la óptica, 
Ahhhhh si el que me llevaba a la escuela con su auto, que era como una estanciero pero norteamericana hecha de madera,
Si me acuerdo de esa vez que volvieron y vos no habías venido con ellos
Tendría 8 o 9 años-
Si que te fuiste solo a la casa de mi madrastra de a pie desde la escuela y a tu padre se le ocurrió que a lo mejor habías ido ala casa.de ella, y se fue con una moto de un amigo a buscarte.
Si me acuerdo cuando baje de la moto vos llorabas. Parece que allí ya me gustaba la aventura.
Si y yo que enseguida lloraba-
Fue digamos una travesía travesura.
El cuarto de afuera era otro trastero, el cuartito del patio, allí estaban las cosas de montaña.La pileta doblada
Bueno eso ya la usaba Fabián-yo ya no estaba cuando lo de la pileta
Si es cierto, también estaban las cosas para el jardín
Pone también que yo podaba las rosas y las parras, me enseñaron que se tenía que hacer como una copa, con aire en el medio, y los rosales les hacia, un injerto 
Si yo me acuerdo de un rosal con tres colores de rosas diferentes.
Si también estaba el jazmín del Cabo y el jazmín de lluvia
Bueno. Mami estuvo buenísimo este recuerdo telefónico, ya vamos a seguir haciéndolos,
Cuídese reina de solsona
Vos también cuídate che pibe
Chau .........che 
Adeuuuuuuuuu........

LA BUHARDILLA(RECUERDO RICARDO)

LA BUHARDILLA. DEL BARRIO SAN IGNACIO

La buhardilla O el desván pero me parece que buhardilla es la palabra justa Parte más alta de una casa, justo debajo del tejado, que tiene el techo inclinado. Y esto era así en la casa del barrio San Ignacio, ahí justo donde se había agrandado la cocina para ganar mas espacio, si mirabas hacia el techo que era el único techo plano de la casa, se veía un cuadrado en madera, rodeado de un marco que habían pintado del mismo color que el techo para que no se notara tanto la desproporción. Con el tiempo me fui habituando a que era un lugar que se podía acceder por supuesto de una manera no muy fácil. Se colocaba una mesa, encima una silla, se abría esta tapa, que estaba suelta y se recostaba sobre una pared de la izquierda. En principio era mi padre el que podía acceder, subía a la mesa, luego a la silla y de allí había que pegar un salto para, acceder a la parte superior , mi madre le iba pasando las distintas cosas que se iban almacenando allí arriba, yo lo veo como un lugar inalcanzable, y, atrayente, además el hecho de que iban a parar las cosas que ya no se usarían , me imaginaba que había una gran parte de historia allí guardada. Una vez mi padre me propuso si quería subir, y mi madre decía que era muy peligroso para mi y eso en el fondo era lo que me atraía ver como se veía el mundo desde allí . Así que con las precauciones de mi madre y la ayuda de mi padre desde arriba, traspuse ese pequeño espacio entre la silla y el piso de la buhardilla.... Y el espacio que apareció pertenecía como a la entrada a otro mundo, donde sólo tenía acceso mi padre.... La primera visión una gran estantería llena de libros, y cuadernos de la época de la escuela de mi padre que la había hecho en Buenos Aires, empece a hojear los cuadernos, y a ver unos buenos dibujos maravillosos que el había hecho cuando niño, luego, cada vez que subía la primera parada la hacia,en esta estantería,luego aparecía la famosa estufa a kerosene que nos había calentado durante varios inviernos, hasta que llego el gas, también en un rincón estaba un brasero que no había cumplido mucho su función ya que mi padre había escuchado que era peligroso,También estaba la cuna en la que yo había dormido, y que cuando llego el Fabián volvió a ocupar, su posición en nuestra habitación de abajo.habian también unas valijas de cuero, que estaban llenas de ropas de bebe, y también había estos artilugios para sacar leche, que cuando yo preguntaba , que era me cambiaba mi padre la conversación y me enseñaba, otra cosa. Luego estaba también el aparato para las lavativas, que cuando me la hicieron ahí supe para que servia.La buhardilla era el espacio intermedio,donde luego las cosas que ya molestaban, iban pasando a la calle u a otras familias, antes se tiraba muy poco, todo tenía su valor.A partir de allí que yo subí por primera vez , ya podía ayudar a mi madre, a subir algunas cosas, así fue que vi como se iba transformando con el paso del tiempo,La biblioteca siempre seguía, las ropas de los bebes fueron regaladas a familias que lo necesitan, el árbol de Navidad subía y bajaba una vez al año hasta que un pino de verdad le saco el trabajo y se quedo para siempre allí arriba, con el tiempo empezaron a pasar también mis cosas a la parte de arriba, me recuerdo mucho del coche duravit, y del famoso álbum de figuritas , que me falto una sola para llenarlo, y era la de Juan Manuel fangio.
Mi madre como no podía subir desde su posición en la silla, dirigía un poco a donde iban a parar las cosas. Luego apareció la escalera, que corto en cierta medida la aventura que era subir, y sobre todo la que era bajar. No podíamos bajar directamente en la silla que había subido, así que el panorama era el siguiente, se sacaba la silla y luego la mesa, había que sentarse en los bordes con los pies hacia afuera, apoyarse en los codos mientras se iba bajando el cuerpo y al final agarrarse de con las manos de los bordes balancearse y saltar, si uno caía parado sin que lo agarraran, había sido una buena bajada. Recuerdo que una vez estando allí , vinieron a decirme que en una semana empezaba a trabajar en Escala música.
Luego con el paso del tiempo cuando volvía de Chile y estaba en la casa de mi madre, venia con los chicos y hacia un poco ese ritual que me había enseñado mi padre, a acceder a esa buhardilla que coleccionaba el paso del tiempo y de las personas de esa casa.Trasponer ese pequeño lugar, entre el arriba y abajo, la vida cotidiana, y la magia de los objetos.

LA BUHARDILLA(RECUERDO FABIAN)

La buhardilla Fabián
como estas Kardo espero que bien yo aquí estoy como siempre Te cuento que el tiempo por aquí esta medio choto unos días llueve,otros hace calor,otros esta medio fresco pero bueno la primavera es asi. Respecto a los recuerdos que tengo de la buhardilla la verdad que de chico nunca le di mucha bola.Recuerdo que habían muchos libros del papi, que guardábamos las conservas de tomate y durazno que hacia la mami y que se guardaban cosas viejas que no se usaban.Lo que si recuerdo que siempre me costaba subir que no teníamos una escalera bastante alta que sirviera y para subir poníamos la mesa que había en la cocina,encima una silla y después para subir había que hacer un envión hacia arriba y la verdad que a mi me costaba mucho y después para bajar había que hacer otras peripecias y la verdad me daba miedo, será por eso que no subía casi nunca. Cuando descubrí el tesoro que había ahí, que eran los libros, fue cuando vendimos la casa y ahí tuve que subir si o si y descubrí la cantidad y la calidad de los libros que tenia el papi. No recuerdo la cantidad exacta de libros que había y no quiero exagerar pero creo que debían haber como 1000 y creo que me quedo corto.Bueno Kardo esos son los recuerdos mas importantes que tengo de la buhardilla. Bueno espero que sigas bien Un abrazo. 

LA BUHARDILLA(RECUERDO PAULA)

La buhardilla paula
El recuerdo en la buhardilla... Subír ahí era una aventura... Llena de recuerdos y libros ese olor a humedo me encantaba hasta el subir hasta allí.. Que te agarraban de los brazos tirandote pa arriba...la foto rota de la yaya con su papá y que ella te contaba que la había roto su madrastra... El quedarte ahí un buen rato te llevaba a otro lugar.... Después venia el momento de bajar que tus hermanos te decían no te ayudamos a bajar...el miedo de quedarte ahí era extraño... Al final me bajaban...y la puerta se cerraba que daba en el techo de la cocina....cuanto recuerdos...
Que Linda casita 

LA BUHARDILLA(RECUERDO MATIAS)

El Altillo
En la casa de mi abuela había un altillo, desde mi punto de vista el mejor altillo en el que yo he estado en toda mi vida.
No era un sitio de fácil acceso y tampoco era fácil saber que estaba ahí, solo podía accederse con una escalera y de una manera inconsciente en la casa de mi abuela solo había una escalera pero de manera casi consciente solo un adulto podía llegar a ese altillo con dicha escalera.
A ver si me explico mejor, quiero decir que con esa escalera de pocos peldaños solo un adulto con un pequeño salto podía acceder a él, mientras que para un niño era imposible por mucho que saltara poder adentrar en tan incognito sitio.
En realidad no recuerdo bien que había en ese altillo, aunque a decir verdad lo recuerdo perfectamente, solo que no era tan importante lo que había en ese altillo sino más bien lo que sucedía en él cuando uno estaba dentro. Porque una vez arriba, además de sentir el miedo de que uno podía caerse por donde había accedido, empezaban a suceder cosas que tienen que ver más con la poesía que con la explicación.
Por ejemplo como explicar el olor del papel añejo que allí se escondía de libros, apuntes, inclusive de viejas libretas con las ordinarias notas de mi padre y mi tío de sus entrañables días por la escuela.
Como puedo hacer yo? Para explicar la cara de mi padre cuando encontraba algo que para él tenía un valor sentimental que inclusive nosotros sin saber de qué se trataba nos emocionábamos y sucumbíamos a un precioso silencio en ese mágico altillo.
Al final después de largas o estrechas horas tocaba bajar, por la razón que fuese, o bien porque mi abuela nos llamaba para cenar, o simplemente porque ya no había nada que registrar en sus escasos metros cuadrados, por lo que fuese tocaba bajar, y por su puesto igual que en el ascenso, la bajada era imposible sin la ayuda de un adulto por lo que de alguna manera eso también marcaba el final de ese día, que no sé muy bien porque pero yo diría que casi siempre era un domingo. Tal vez solo sea porque yo detesto los domingos y con este recuerdo intento hacer que cambie mi opinión sobre dicho día.
En la casa de mi abuela había un proyector de diapositivas, con diapositivas que si viera hoy,seguramente lloraría. También había un trastero con muebles insignificantes, una parra en el patio, una terraza, un cuarto enorme con muchos libros, una chimenea y un tocadiscos que de vez en cuando reproducía discos de Almendra, Sui Generis, Piazzolla, Joan Manuel Serrat, León Gieco, etc. Pero sin duda,el sitio que a  más me impactaba de la casa era el altillo y solo espero que hoy domingo alguien este guardando en él, el más efímero recuerdo.

LA BUHARDILLA (RECUERDO DAMIAN)



Recuerdos de la guardilla
El primer recuerdo que se me viene a la cabeza de la guardilla de casa de mi abuela Yaya , es que estaba ahí en el medio del pasillo , pero ninguno de nosotros tres , yo  y mis dos hermanos nunca pedíamos subir , por lo general era una iniciativa de mi viejo .En un momento estaba concentrado jugando en el patio y entre los hermanos se empezaba a rumorear que el papi se estaba subiendo a la guardilla , corría hacia el pasillo , me encontraba una escalera que nunca llegaba a ese agujero cuadrado con puerta y solo escuchaba la vos de mi viejo que ya estaba arriba .
El siguiente objetivo en mi cabeza era subir , para eso había que esperar turno entre los hermanos , los números ya estaba repartidos según las edades , primero el mas grande , segundo el del medio y tercero las mas pequeña .Cuando me tocaba a mi , no subía solo , bueno solo subía la escalera y de ese agujero salían los brazos de mi viejo y me subían , en ese momento pensaba que fuerza hay que tener para que me levanten así , ese pensamiento también lo tuve cuando mi viejo y mi tío me ayudaban a cruzar el rio , un lanzándome y el otro agarrándome del otro lado de la orilla .
Al estar en la guardilla tenía toda la ilusión de encontrar algo nuevo, ya había estado montones de veces y parecía que cada ves que subía encontraría algo nuevo .Adentro la visión se convertía en vintage, todo tenia un filtro de amarillo añejo, era un espacio reducido pero amplio, por que cada uno de nosotros encontraba algo para entretenerse. Mi viejo le revisaba libros , nosotros juegos de mesa antiguos y revistas del topo YiYo, compitiendo haber quien encontraba lo mas interesante . No importaba el calor ni la mugre ni las arañas, era el momento guardilla y todo disfrutábamos como si fuera la primera vez.
Cuando llegaba el momento de bajar, siempre había uno de los hermanos que se resistía a bajar, pero con una simple mirada de mi viejo se acababa la resistencia .En el descenso ya no contaba con los brazos de mi viejo, solo con la capacidad del equilibrio y la puntería para poder poner ese pie en la escalera. Abajo seguramente nos estaría esperando mi abuela yaya con mates y sopaipillas .
Después de haber tenido la sensación de que estuve en un guardilla de fabula, solo me quedaba esperar una visita de mi viejo a lo de mi abuela Yaya y que volviera a tomar la iniciativa de subir a la guardilla...